En muchos casos nos encontramos que después de hacer ejercicio y llevar una dieta sana no conseguimos los resultados que estábamos esperando y nos llevamos una gran desilusión.

Por eso te queremos dejar unos consejos para saber que errores estamos cometiendo y conseguir que nuestros esfuerzos tengan buenos resultados.

Errores que cometemos

A veces nos cuesta mucho quitarnos los kilos que hemos cogido de más porque estamos haciendo algo mal y muchas veces no sabemos cómo empezar una dieta sin fracasar. Pero no te preocupes porque tiene solución. No consiste en matarse de hambre o dedicarse a muerte a hacer cardio. Pero entremos en más detalle de cada error que podemos cometer:

Realizar ejercicio sin una dieta

Las personas suelen tener la idea equivocada de que al realizar ejercicio queman calorías suficientes como para mantener sus hábitos alimenticios. La realidad es que complementar el ejercicio con cambios en el estilo de vida y alimentación son la clave mejorar el peso y la salud.

Es decir, no vale solo hacer cinta o bici y acabar chorreando de sudor, sino que debemos combinar con entrenamiento de fuerza para ganar músculo y conseguir que nuestro cuerpo siga quemando grasa hasta en reposo. Y si lo acompañas de una dieta sana y equilibrada no habrá kilo que se te resista.

Ver la dieta como algo molesto

Ver la dieta como un proceso fastidioso y que es por una temporada no ayuda a alcanzar los objetivos. La idea de adelgazar no es simplemente bajar de peso y una vez se esté en un peso ideal volver a una mala alimentación, porque será un círculo vicioso.

Lo ideal es seguir la regla 80/20, que consiste en comer porciones más pequeñas y así consumir una cantidad moderada de calorías, en lugar de matarnos de hambre y luego pensar “Si no he comido casi nada, no pasa nada por un donut”. Error, así entramos en ese círculo vicioso.

Sustituir la comida por batidos o barritas

Otro error común de las personas es consumir batidos y zumos de frutas en lugar de consumirlas directamente. Este tipo de bebida contienen menos fibra que la fruta natural y tienen altos contenidos de azúcar. Con dos o tres raciones de frutas diaria será suficiente.

O consumir barritas en lugar de comer bien. Las barritas son productos con una gran cantidad de azúcar y que no proporcionan la energía que te puede dar una buena ensalada.

Eliminar drásticamente el consumo de carbohidratos

Existe la falsa creencia de que al eliminar alimentos ricos en carbohidratos como pasta, arroz, pan y almidones como las patatas se reducirá el peso.

Este drástico e innecesario cambio trae como consecuencia que el cuerpo disminuya su gasto energético, por lo que en realidad no quemarás las calorías necesarias y tu cuerpo pedirá dulce de forma desesperada por lo que probablemente termines comiendo algún dulce con exceso de carbohidratos.

Otras causas que nos evitan adelgazar

Si tras solucionar estos comunes errores sigues preguntándote ¿Por qué no adelgazo? Seguramente hay cambios en el estilo de vida que no has hecho, como reducir el nivel de estrés y mejorar las horas de sueño. Si aún y con ayuda de un nutricionista no has podido lograr tu meta, sería buena idea ir al médico para descartar alguna enfermedad del metabolismo.